Saturday, October 07, 2006

Manifiesto Nro. 1*

Atención!!

Todo acto de imposición de nombre a una obra, implica una acción coercitiva sobre la imaginación del público, atándolo así a una de las tantas imágenes o sensaciones que esta podría despertar. Se impone de esta manera la visión del autor por sobre la del publico, remplazando el libre vuelo de nuestra imaginación por un mutismo absoluto, un llamado al silencio que subvierte las bases mismas de nuestra individualidad quitándole el sentido a nuestra existencia.

Como el autor no pretende caer en la contradicción que el avasallamiento de la imaginación ajena significaría –ya que estaría en definitiva negando el libre vuelo del que ha nacido su obra y el mismo--, y además considera que de hacerlo estaría incurriendo en un nocivo abuso de poder, le propone a UD que le de a cada obra el nombre que su imaginación le dicta, dándole así alas a la misma en lugar de quitárselas.

Que “la imaginación llegue al poder” es algo que solo de cada uno de nosotros depende. ¿Que mejor manera de lograrlo que mediante el libre ejercicio de esta?. ¿Qué mejor lugar y momento para hacerlo realidad que el que esta a punto de evadirlo mediante el próximo giro de las agujas?


Jose Maria Casas - Mar del Plata, Argentina, 12 de Junio del 2005.


[Escrito con motivo de la Exposicion "Otros Mundos". En la misma las obras en lugar de llevar su nombre llevaban un cartelito con su tecnica y dimensiones en el que podia leerse: "Ejerza su poder: Dele un Nombre".]


1 comment:

•...::: Ljn :::...• said...

*


te quiero, no me funciona
el cerebro. pero eso lo sé
te quiero, y mucho.




Lu.-



*